Manos a la obra y que todo brille

Limpia a profundidad de forma sencilla

Autor: Redacción Scentia August 21, 2020

Estos son días de limpieza, la higiene se vuelve esencial. Para poder asegurarnos que le damos a las superficies de nuestro hogar una limpieza profunda, podemos seguir unos sencillos pasos. 

Primer paso: limpieza 

Lo primero es deshacerse de la suciedad. Para sacarla, lo mejor es lo básico: agua y jabón o, mejor aún, un desinfectante de la línea Clean House. Aplicar y luego restregar es la mejor estrategia. Según la superficie, puedes usar trapo, esponja, cepillo, etcétera.    

Esto nos ayuda a limpiar la superficie de polvo, grasas y manchas. Además, elimina las condiciones para que proliferen bacterias, hongos y mohos.  

Una vez esté seco, la superficie debe verse limpia a simple vista. Pero no lo dejes ahí, todavía nos falta un poco. 

Segundo paso: desinfección 

Una vez la superficie esté limpia y seca, es hora de usar un producto desinfectante, como una solución de agua y cloro. Claro, esto hará que las superficies queden con ese característico olor a cloro. Si prefieres, puedes usar Clean House Cloro Limón o Cloro Lavanda para dejar tu casa con un aroma más agradable. 

Esto eliminará bacterias y virus que hayan quedado luego de la primera limpieza y mantendrá por más tiempo desinfectada la superficie.  Las superficies deben quedar visiblemente húmedas y deberás dejarlas secar solas; no las seques con trapos o esponjas, solo estarías quitando el cloro. 

Ahora, solo nos quedan algo más que decir.  

Un tip para terminar 

Mantén siempre una solución de agua y Cloro Concentrado en un atomizador. Esto te servirá para desinfectar superficies que requieren mayor cuidado 

  1. Las superficies que tocamos con más frecuencia, como manijas de puestas, grifos o interruptores de luz. Identifícalas y límpialas con frecuencia usando el atomizador
  2. Superficies textiles, como colchones o sillones, se pueden rociar con la solución, procurando no mojarlas demasiado, ya que puede dejar las superficies manchadas.

Una limpieza profunda es más sencilla de lo que se piensa, pero debe hacerse en el orden correcto y con los productos adecuados para que sea realmente efectiva.